Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Domingo, 22 de octubre del 2017
A Dios sea la gloria.

Nacionales

La solidaridad en México es pasajera

2017-10-09 - Redacción


La solidaridad que el pueblo mexicano mostró tras las afectaciones de los sismos es una respuesta efímera.



Excelsior

 

En la sociedad mexicana persiste la idea de ayuda al prójimo cuando se está en emergencia, sin embargo, en la cotidianidad el individualismo se hace presente.

En entrevistas por separado, especialistas en sociología, sicología y teología coincidieron en señalar que en la cultura del pueblo mexicano está impreso el que siempre se debe responder a una emergencia, pues hace del problema de otros “el mismo propio”.

De acuerdo con la encuesta Creer en México, 2013, del Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana (Imdosoc), únicamente 39% de las personas consultadas afirmaron tener una participación en alguna acción social, 28% en donaciones en caso de desastres naturales y 15% en obras comunitarias.

“Desde un punto de vista social cristiano, la solidaridad se entiende como ser samaritano, que cuando hay una persona en desgracia no puedes pasar de largo”, indicó Jorge Navarrete director de Imdosoc.

“Se ve que, efectivamente, somos solidarios en la coyuntura, sin embargo no nos organizamos. Cuando preguntamos si pertenece a organizaciones de la sociedad civil 94% nos dijo no”, comentó el sociólogo Navarrete Chimés.

De acuerdo con el doctor en sicología Ricardo Trujillo, la idea de ser solidario únicamente aparece cuando hay desastres o bien se afecta a un grupo.

“No hay un México, hay muchos. Históricamente generamos esta condición de mexicanidad como sentido de oponerse al poderoso y en ese sentido es una especie de aglutinante frente a una amenaza; si quieres unir a un grupo atácalo y vas a ver cómo inmediatamente se van a aglutinar para generar ese sentido de solidaridad”, sostuvo.

Según los resultados de la encuesta Generosidad en México, en 2016 los mexicanos donaron 27 mil millones de pesos; 88% de las personas que realizaron donaciones nunca pidieron un recibo para deducir impuestos y 4% lo pidió pocas veces.

El reto del país es que esta ayuda coyuntural se transforme en algo que permanezca en el tiempo y permita una organización social.

El doctor Trujillo explica que en diferentes ramas de estudio la solidaridad se define como la ayuda al otro, en especial en situaciones complejas.

“En la práctica sicológica, se explica como un interés genuino de ayuda mutua o de complemento”, dice.

“Somos solidarios llevando una lata de atún a un centro de acopio, llevando un litro de leche, ha ido más allá como ir al lugar y apoyar. Hemos visto a muchas personas con esa inquietud de ayudar, pero lo importante es cómo le hacemos para que permanezcan, se institucionalicen y de alguna forma lo hagamos más constante. No sólo se trata de llevar una lata de atún o leche, es importante, hay que hacerlo, pero hay que darle un brinco más: la promoción humana”, expresó.

En una explicación más especializada, Ricardo Trujillo manifestó que este concepto de ayuda mutua nace por las metas supraordinales, es decir, aquellos límites que superan a un grupo y donde los grupos más pequeños hacen uno más grande.

“(Solomon Asch, reconocido sicólogo de EU) descubre que en el momento en que surgen eventualidades que van más allá de nuestras diferencias entonces se empiezan a aglutinar, como una especie de solidaridad, lo que sucedió en el terremoto. Ahorita no importa si eres de izquierda, derecha o lo que seas, vamos por encima de estas metas y empieza a surgir la superioridad”, dijo:

En entrevista señaló que en cuanto este tipo de metas se terminan, se acaba el sistema de solidaridad, “y es un grave problema, porque acabando la emergencia vamos a regresar a nuestra vida cotidiana, que es mucho de individualidades”.

Para el vicario patriarcal para México y Centroamérica de la Iglesia Católica Ortodoxa (Patriarcado de Antioquia), Fadi Rabbat, el concepto de solidaridad nace de la enseñanza de Dios: “La primera solidaridad es la de Cristo que se hizo hombre y se encarnó. Es la primera solidaridad entre lo divino y lo humano. ¿Qué significa esto? Que ese ser es solidario con el hombre para soportar el dolor, el sufrimiento y la salvación”, explica.

“La religión católica cristiana, ya que es integrada en la sociedad, va afectar o fomentar la solidaridad. En México sentimos esa solidaridad en tiempos catastróficos, sin embargo, después de la catástrofe —así como a un hombre cuando sana se le olvida Dios— los mexicanos a veces, en un tiempo, la vida los deja aislados uno de los otros”, expuso.

En su opinión “para que esta solidaridad se mantenga es necesario de la convicción personal y pensar en el otro, es decir, estar con Dios y los hermanos, no pensar que somos eternos”, señaló.

El principal motivo por el cual los mexicanos no logran ser una sociedad solidaria en su quehacer diario son las grandes brechas de desigualdad a las que se enfrenta cada persona.

“En sociedades inequitativas la violencia generalmente aparece. Si te vas a una sociedad equitativa te vas a dar cuenta de que la violencia es menor porque no hay incentivos para ella, ahí es cuando se rompe la solidaridad, cuando estamos en una sociedad inequitativa, como la mexicana, donde muchos tienen poco y pocos tienen mucho”, explicó Ricardo Trujillo.

Esta desigualdad permite que únicamente el sentido de ser un grupo unido y fuerte sólo aparezcan en momentos de crisis colectiva, como son los desastres naturales, y no cuando debe ser constante o un estilo de vida.

“No solamente es el terremoto, el huracán, sino el desastre social que vivimos todos los días, el desastre de la pobreza, desigualdad y la violencia, y entender que estamos en emergencia constante, es lo que debemos combatir, la solidaridad se necesita todo el tiempo”, sostuvo Jorge Navarrete.

En muchos casos el apoyo a las demás personas se convierte en asistencialismo del que de acuerdo con un pensamiento social cristiano atenta contra la dignidad de la persona.

“No hacer por las personas lo que ellas pueden hacer por sí mismas. Eso es importante, cuando hacemos por alguien lo que puede hacer por sí mismo estamos atentando contra su dignidad. El asistencialismo lo hace de esta forma porque considera que la persona no puede, no sabe, eso es contrario a la dignidad de las personas”, explicó el director del Imdosoc.

El concepto de solidaridad

Los especialistas entrevistados para redactar el texto de esta página explicaron lo que para ellos significa “solidaridad”.

Para el doctor en sicología Ricardo Trujillo solidaridad es el interés genuino de ayuda mutua o de complementar al otro.

Para el sociólogo Jorge Navarrete significa que cuando hay una persona en desgracia no puedes pasar de largo.

Y para el vicario patriarcal Fadi Rabbat “la primera solidaridad es la de Cristo que se hizo hombre y se encarnó. ¿Qué significa esto? Que ese ser es solidario con el hombre para soportar el dolor, el sufrimiento y la salvación”.

Para la gente común el diccionario da estas definiciones:

Solidaridad.— f. Adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.

Donativo.— m. Dádiva, regalo, cesión, especialmente con fines benéficos o humanitarios.

Filantropía .— f. Amor al género humano.

Altruismo.— m. Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio. m. Ecol. Fenómeno por el que algunos o individuos de la misma especie benefician a otros a costa de sí mismos.




Comenta con tu cuenta de Facebook