Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Jueves, 19 de octubre del 2017
A Dios sea la gloria.

Internacionales

Extremely Large Telescope, el mayor ojo del mundo

2017-05-17 - Redacción


En pleno desierto de Atacama, Chile, un cerro aguarda la construcción del mayor telescopio óptico e infrarrojo del mundo. Con un cristal de 39 metros de diámetro, casi la mitad de un campo de fútbol, el Extremely Large Telescope (ELT) será el “ojo más grande” para observar el cielo desde la Tierra.



DPA

Con él se avanzará en la búsqueda de posibles planetas habitables o en la investigación de la materia oscura y de los agujeros negros.

El cerro Armazones se encuentra a unos 130 kilómetros al sur de Antofagasta. Hace dos años se voló el pico de la montaña para allanar el terreno que acogerá esta ambiciosa obra de ingeniería: una cúpula de 80 metros de alto capaz de sostener un enorme espejo que rotará para seguir el movimiento de las estrellas.

El próximo 26 de mayo se pondrá la primera piedra y se espera que en noviembre de 2024 el telescopio quede inaugurado, o como dicen los astrónomos, vea su primera luz.

El responsable de este gran proyecto es el Observatorio Europeo Austral (ESO), una de las principales instituciones astronómicas del mundo. Formado por 15 países europeos (entre ellos España) y Brasil, este consorcio es responsable de otros importantes telescopios ubicados en Chile, como el interferómetro ALMA o el Very Large Telescope (VLT).

El espejo del Telescopio Extremadamente Grande será cinco veces mayor que los telescopios actuales más avanzados –de entre ocho y diez metros– y podrá captar 13 veces más luz que ellos, por lo que las imágenes serán mucho más nítidas.

Uno de sus objetivos será buscar planetas que puedan albergar vida fuera del Sistema Solar, como el sistema Trappist o Próxima b, descubiertos recientemente. Con su gran capacidad, el ELT mostrará imágenes más grandes e incluso podría permitir medir directamente las propiedades de las atmósferas de esos planetas.

Actualmente está en marcha una “carrera” por encontrar el primer exoplaneta habitable, algo que según Tim De Zeeuw,  el director general del ESO, podría suceder en la próxima década. “Es curioso que este telescopio pueda ayudarnos a encontrar evidencias de vida en otros planetas desde uno de los lugares más inhóspitos del mundo, el desierto de Atacama”, apuntó.

Ese pedazo de Chile es idóneo para instalar el ELT gracias a la corriente oceánica de Humboldt. Ésta hace que la zona siempre esté libre de nubes, pues estas se quedan sobre el Pacífico o al otro lado de los Andes. Gracias a ello, en el desierto de Atacama, 90 por ciento de las noches son despejadas y propicias para hacer observaciones.




Comenta con tu cuenta de Facebook