Nacionales

“Tras el infierno, hay que seguir adelante”

2019-10-21 - Redacción

“Vivimos un infierno, pero tenemos que seguir adelante”. Con esa máxima, Ernesto, quien todos los días lee el tarot en el Parque Las Riberas, ubicado justo donde inició el enfrentamiento entre la Guardia Nacional y los sicarios del Cártel del Pacífico, llegó el domingo para ponerse a disposición de sus clientes. Pero para el medio día solamente llevaba una lectura del tarot. Se queja porque considera que ya no hay riesgo de enfrentamientos, pero sus clientes han preferido quedarse en casa en lugar de salir a recuperar su ciudad. Ernesto reflexiona y dice que como nunca antes la sociedad civil de Culiacán fue rehén del cártel y del gobierno federal. Fueron tomados como moneda de cambio y como justificación para cubrir un error.



Excelsior

 

En el área de juegos infantiles, pocas familias salieron a jugar con sus hijos. Y ahí Armando, un corredor de maratones, se mantiene alerta, mientras trata de no perder de vista a sus pequeñas. Para él los riesgos aún están latentes; afirma que quizá sea el estrés por las balaceras del jueves, pero le cuesta trabajo sentirse seguro con su familia en la calle. Dice que ha sido testigo de muchos eventos violentos del cártel, pero por primera vez se sintió vulnerable. Asegura que la decisión de soltar al hijo menor de El Chapo Guzmán fue la mejor opción, había muchas vidas en riesgo, aunque  reprueba la forma en que la Guardia Nacional llevó a cabo el operativo. Hoy, indica, sólo queda la anécdota de ese jueves negro y la esperanza de que este gobierno no se vuelva a equivocar.

 

La recuperación de Culiacán ha sido paulatina, pero donde se ha repuntado es en los bares y restaurantes de la zona de Tres Ríos y centro. Desde  la noche del sábado ya tenían una gran afluencia, en esos puntos se acentuaron los  rondines de la policía estatal y, para sorpresa de muchos, también se regularizaron las  revisiones  del alcoholímetro.

Los centros comerciales, también tuvieron gran demanda... casi normales las ventas, para un fin de semana tras un jueves infierno, decían los vendedores.

También este domingo se abrieron las puertas del Centro Penitenciario Aguaruto de Culiacán. Se restableció la visita familiar, bajo fuertes medidas de seguridad, a la entrada del penal  un vehículo blindado con  armas de grueso calibre de la policía estatal daba la bienvenida.

Las familias tenían prisa de entrar y ver en qué condiciones se encontraban sus internos.

Donde no se recuperan es en la capilla de Jesús Malverde, el santo que protege de todo mal, pero sobre todo al que veneran los narcos. Ubicada a un costado del palacio de gobierno de Culiacán, luce vacía, unas cuantas veladoras.




Comenta con tu cuenta de Facebook


El Pueblo te recomienda

Así liberaron a una niña secuestrada en Estados Unidos

Una niña de 8 años de edad fue secuestrada el pasado 18 de mayo mientras caminaba junto a su mam...

Rapero Lil Reese, en estado crítico tras recibir disparo en el cuello

El rapero estadounidense Lil Reese se encuentra en estado crítico en un hospital de Illinois, lue...

Maestra calma a sus alumnos durante balacera en Tamaulipas

Ayer se reportaron tres enfrentamientos en Nuevo Laredo, Tamaulipas entre sicarios de “Las Tropas ...