Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Sábado, 18 de noviembre del 2017
A Dios sea la gloria.

Internacionales

La furia de Irma no ha terminado

2017-09-09 - Redacción


Irma, el huracán más poderoso registrado en el Atlántico en un siglo, impactó ayer en Cuba y Bahamas mientras avanzaba hacia Florida, tras azotar El Caribe con vientos devastadores y provocar la muerte de al menos 21 personas, dejando un rastro devastador.



Reuters/AFP


La tormenta se ubicaba a 555 kilómetros al sureste de Miami, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. Irma podría recuperar fuerza y golpear los cayos de Florida mañana como un huracán de categoría 5, con vientos sostenidos de 258 kilómetros por hora.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en un comunicado que Irmaes una tormenta “de potencial destructivo histórico” y pidió a la población que haga caso a las recomendaciones de las autoridades.

En horas más tempranas de ayer, Irma golpeó las Islas Turcas y Caicos tras empapar las costas septentrionales de
República Dominicana y Haití.

En Cuba, las autoridades evacuaron a cientos de miles de personas. También se cerraron los negocios y se cancelaron los servicios de autobuses, vuelos domésticos y de trenes.

La televisión estatal cubana transmitió imágenes de las entradas del mar y los fuertes vientos que azotaron las ciudades costeras de Guantánamo y Holguín con olas de unos 6 metros.

“NO BAJEN LA GUARDIA”

 

El jefe de la agencia federal de manejo de emergencias de Estados Unidos dijo que Irma devastará parte del país y que los funcionarios se están preparando para una respuesta masiva a la tormenta.

“Es una tormenta catastrófica”, dijo el gobernador de Florida, Rick Scott. “No bajen la guardia. No sabemos exactamente hacia dónde se dirigirá”.

El centro de Miami se veía vacío. La avenida Ocean Drive, usualmente llena de vida con sus famosos bares y restaurantes, estaba desierta. Y en Palm Beach se ordenó la evacuación de la propiedad Mar-a-Lago del presidente Trump.

Solamente en el condado de Miami-Dade, de 2.7 millones de habitantes, “el alcalde (Carlos Giménez) emitió órdenes de evacuación para cerca de 660 mil residentes”, dijo su portavoz, Michael Hernández.

Es imposible saber cuántos evacuaron efectivamente, dijo, pero la ciudad abrió más de 40 refugios con una capacidad para 100 mil personas. “Cerca de seis mil residentes ya se han refugiado en nuestros albergues”, añadió Hernández.

Uno de ellos, el Fuchs Pavillion, es uno de los tres que acepta mascotas en el condado. A media tarde ya había llegado a su máxima capacidad con más de mil personas y 170 perros, gatos, pájaros, hámsters y conejos.

La gente estaba echada sobre cartones, cobijas o colchones inflables. Al fondo, decenas de perros ladraban en sus jaulas, pero algunos tenían a sus mascotas consigo, con una correa.  “En huracanes pasados esto estaba a un tercio de su capacidad. Hoy está lleno completo”, dijo Roberto Baltodano, portavoz regional de la Cruz Roja, alzando la voz en medio de las frecuentes escaramuzas entre los perros.

"Sólo podemos rezar por lo mejor. Uno pone lo que puede en una maleta y sólo queda tener esperanzas”, comentó resignado David

"Wallack, de 67 años y dueño del club de salsa Mango’s, un icónico lugar de encuentro de la fiesta miamera.

Irma devastó una serie de islas en el noreste del Caribe, incluyendo Barbuda, San Martín y las Islas Vírgenes, donde destrozó casas y hospitales.

 

JOSÉ Y KATIA AVANZAN MÁS FUERTES

EFE

MIAMI.– Mientras Irma se cierne sobre el sur de Florida, otros dos huracanes amenazan la cuenca atlántica: Katia, que en las últimas horas se ha fortalecido hasta alcanzar la categoría 2, y José, que se mantiene con categoría 4 en la escala Saffir-Simpson y avanza hacia las recién azotadas Antillas.

Según el boletín especial del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, José se encuentra a 610 kilómetros al este-sureste del norte de las Islas de Sotavento y “permanece como un potente huracán sobre el Atlántico central”.

Los meteorólogos estadunidenses señalan que José se desplaza hacia al oeste-noroeste a 30 kilómetros por hora, con vientos máximos sostenidos de hasta 240 km/h, con ráfagas superiores.

Se espera un giro gradual hacia el noroeste con una disminución en la velocidad de traslación durante las próximas 48 horas”, según el CNH, que prevé que “el centro de José pase cerca o al este del norte de las Islas de Sotavento hoy”.

Afortunadamente para las islas caribeñas, que están bajo su previsible trayectoria, “son posibles algunas fluctuaciones en la intensidad durante el día de hoy, por lo que luego se espera debilitamiento gradual”.

Los vientos con fuerza del huracán José, que sigue la estela de Irma, se extienden a unos 55 km del centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden a unos 185 km. Están en alerta por el paso de José islas como Antigua, Barbuda, Anguila, San Martín, San Bartolomé, Saba y San Eustaquio.

El CNH pronostica que José producirá acumulaciones de lluvia total de 76 a 127 milímetros de agua en las islas de Sotavento desde Guadalupe a Anguila, con cantidades máximas de 203 mm en zonas aisladas. El huracán podría dejar también entre 25 y 76 mm de lluvia en las Islas Vírgenes Americanas y Dominica.

A su vez, los vientos de Katia son ya de 165 km/h y se aproxima a la costa mexicana. Se prevé que toque tierra hoy por la noche, para luego degradarse a tormenta tropical mientras y se adentra en territorio mexicano.

Katia se encuentra a 220 km al sureste de Tampico y 210 km al norte de Veracruz, hacia donde se desplaza con una velocidad de 8 km/h.

La zona situada entre Cabo Rojo y Laguna Verde permanece bajo aviso de huracán, mientras que el aviso de vientos con fuerza de tormenta tropical (hasta 118 km/h) se ha emitido desde el norte de Cabo Rojo a Río Panuco y del sur de Laguna Verde a Puerto Veracruz.




Comenta con tu cuenta de Facebook