Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Viernes, 15 de diciembre del 2017
A Dios sea la gloria.

Nacionales

Ante Virgen oran 16 mil peregrinos por damnificados

2017-10-11 - Redacción


Movidos por la fe y el amor a la Virgen de Guadalupe, más de 16 mil peregrinos de la Arquidiócesis de Michoacán dieron gracias a la morenita del Tepeyac por los favores recibidos durante el año para sí y para sus familias, imploraron por los damnificados de los sismos y por quienes, lamentablemente perdieron la vida.



Notimex

 

En el marco de la 64ª Peregrinación Varonil de a Pie a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, el Arzobispo Carlos Garfías Merlos, les pidió poner a los brazos de María a nuestros hermanos que han sido afectados por los fenómenos naturales.

Quiero expresar a todos aquellos afectados nuestra cercanía y afecto, que todos nosotros encontremos la manera de ser solidarios con ellos y estemos pendientes de poder acompañarlos en la reconstrucción de sus personas y bienes”, expresó el Arzobispo.

De igual forma, llamó a que desde el templo de Tepeyac nos unamos con los afectados en oración y “pidamos a Dios les otorgue el eterno descanso a los fallecidos y otorgue esperanza a quienes sufren”.

Monseñor Garfías Melo dijo que es tiempo de comprometernos juntos en la reconstrucción de México y de caminar por sendas de justicia, para que la guadalupana salve nuestra Patria y conserva nuestra fe.

Durante la misa, los fieles católicos ofrendaros sus sacrificios, rezaron ante los pies de la guadalupana, cantaron e imploraron perdón por las malas acciones realizadas al prójimo.

La misa inició poco después de las seis de la mañana, misma que el Arzobispo Garfias celebró con el Cabildo de la Basílica de Guadalupe y en la que se imploró a los presentes renovar su compromiso de fe, de alimentarse con la oración.

“A todos ustedes que han caminado desde cada una de sus comunidades y parroquias, los invito a hacer de su caminar una oración a Dios y a María de Guadalupe”, añadió Monseñor Garfias.

A todos los que se han unido en esta peregrinación los saludo en santa paz. ¡Que significativo es que estando a los pies de la Virgen de Guadalupe nos encontremos con Cristo, el hijo de Dios!”, exclamó.

“Con gran alegría y esperanza nos encontramos con la Virgen de Guadalupe, patrona de México y América Latina”, añadió el prelado quien recordó que la palabra de Dios siempre nos llama a la misericordia y, al mismo tiempo, se compadece de nosotros, “aunque a veces nos disgusta que se compadezca de otros”.

La de Querétaro, es una de las peregrinaciones más grandes al atrio guadalupano, luego de las del Estado de México y la que se realiza cada 12 de diciembre en honor a la patrona del Tepeyac.

Durante más de dos horas, los fieles católicos, ataviados con sudadera o vestimenta blanca, ofrendaron sus cantos a la Guadalupana “Una espiga dorada pro el sol, el racimo que corta el viñador, se convierte en pan y vino, en el cuerpo y la sangre del señor”.

El Arzobispo Carlos Garfías les recordó que entre sacrificios y cansancios, cantos y experiencias alegres, “han llegado a este lugar sagrado para colmar a la Virgen Morena de amor, de alegrías, sufrimientos, llantos, preocupaciones, desesperanzas, enojos e incluso, anhelos de venganza”.




Comenta con tu cuenta de Facebook