Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Domingo, 22 de octubre del 2017
A Dios sea la gloria.

Editorialista Invitado

Pláticas de penal

2017-10-11 - Editorialista Invitado

Discutiendo nuestra salud parte I. Lo que dice la ley



En esta ocasión le traigo el derecho a la salud y su principal zancadilla, la legislación mexicana. Tema a propósito de algunos casos que he revisado estos últimos siete días, además de la mas reciente discusión concerniente al presupuesto federal 2018. Y ante lo multidisciplinario del problema lo estaremos revisando por partes, dando inicio con lo mas elemental; la parte teórica.


CON EL LICENCIADO JESUS ANTONIO URBINA VAZQUEZ

 

La salud se encuentra consagrada en la Constitución dentro del articulo cuarto; Toda persona tiene derecho a la protección de la salud a como lo defina la ley, tanto federal como de cada estado. Objetivo que se persigue mediante una serie de instituciones. Usted nombrelas: IMSS, ISSTE, Pensiones del Estado [de Chihuahua],  Seguro Popular. Solo por mencionar las que tienen competencia en nuestra entidad.

 

Al respecto. Nuestra Ley Estatal de Salud tiene entre sus objetivos, que puede revisar en el articulo sexto; “Proporcionar servicios de salud a toda la población y mejorar la calidad de los mismos,  atendiendo a los problemas sanitarios prioritarios y a los factores que condicionen y causen daños a la salud, con especial interés en las acciones preventivas” [1].

 

Sin embargo lo anterior NO significa, en el papel al menos, que el régimen mexicano pretenda la salud universal. ¿Cómo se le ocurre tal disparate? Se preguntará. Pues a la propia ley me remito.

 

Hablar de salud universal; es que a usted, a mí y a nuestros descendientes los servicios médicos les respondan por el solo hecho de ser mexicanos.

 

Pero mientras al Sistema nacional de Salud engloba a todas las dependencias, entidades, personas físicas y morales a nivel tanto federal como local dentro de su jurisdicción. La realidad es que los dos principales organismos del Estado hacen una clara distinción entre la población general y sus derechoabientes;

“el asegurado, el pensionado y los beneficiarios de ambos, que en los términos de la Ley tengan vigente su derecho a recibir las prestaciones del instituto” (ley del seguro social. Artículo 5A XIII 2) [2].

 

Ante lo cual, debo aclarar, no se trata de un menosprecio al trabajo realizado diariamente por ambos institutos. De nuevo, es solo un hincapié de porqué a nivel jurídico no se puede hablar de acceso universal a la salud.

 

Es por esta disyuntiva que desde 2002 existe el esfuerzo del Seguro Popular para 55 millones de personas, casi la mitad de la población.

 

Mitad a la que por desgracia no se le llega a surtir hasta un 85% de recetas médicas. Como tampoco se les atiende tratándose de enfermedades crónicas, con las que hasta 38 mil chihuahuenses lidian todos los días.

 

Pero regresando al tema. Además de la contradicción en la propia ley ¿Porqué ni derechohabientes ni simples mortales pueden gozar de un buen servicio de salud? Ciertamente el dinero es un factor.

 

Para el próximo año se presume un aumento del 0.09% en el presupuesto federal; 121, 934 millones y apenas 6.2% del total del Producto Interno Bruto. Cuando lo que recomienda la OCDE es al menos el 9%.

 

En teoría. En un régimen universal a cada mexicano nos correspondería al menos un milloncito para atender al año nuestras necesidades de salud. Pero, con estimaciones de que a este dinero de le destina entre el 60 y hasta el 80% a su burocracia yo no seria optimista. No por nada hasta la mitad del gasto medico, empezando por la consulta, es cubierto por las propias familias de los pacientes.

 

Otro foco rojo es la incapacidad para colocar al personal calificado entre la población. Médicos hay, basta revisar cuantos muchacho(a)s buscan aplicar para la carrera de medicina año con año. Pero activos apenas contamos con 2 médicos por cada mil habitantes.

 

Pero aun con este panorama usted proteja su derecho a la salud. En una situación de vida o muerte a usted lo deben atender de urgencia NO importa la institución. Y si fue dado de baja en su empleo, cual fuese el motivo, tanto usted como su familia deben seguir conservando sus derechos; seis meses bajo el régimen del ISSSTE y hasta doce meses por el IMSS en base a sus cotizaciones.

 

Nos leemos para la segunda parte de esta discusión, los derechos y obligaciones a las que la ley suscribe a los médicos.

 

 Para cualquier cuestión relacionada con esta columna o cualquier duda en materia legal njpw09@gmail.com

614-175-41-35

 

  1. http://www.chihuahua.gob.mx/atach2/sfs/salud/uploads/File/NORMATIVIDAD/LEY%20ESTATAL%20DE%20SALUD.pdf
  2. http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/92_121115.pdf



Comenta con tu cuenta de Facebook