Valores: libertad, justicia, honestidad y transparencia.
Viernes, 22 de septiembre del 2017
A Dios sea la gloria.

Manuel Narváez

Ay Chihuahua cuánto me dueles

2017-05-19 - Manuel Narváez

Terrorífico lo que se vive en Chihuahua. Al amanecer, al mediodía, al caer el sol o por la noche, la violencia y la inseguridad se han enseñoreado.


En efecto, este virulento repunte de ejecuciones, asaltos y secuestros no es exclusivo del estado grande, pero sí es un claro indicador de que las cosas se salieron de control y las autoridades están tan rebasadas como en el sexenio del terror que encabezó José Reyes Baeza Terrazas (ISSSTE).

Ya sea por omisión, por ingenuidad o por incompetencia de quienes tienen el deber de brindar paz y seguridad, los muertos decoran terroríficamente casi toda la geografía estatal. El ulular de las sirenas de los vehículos de emergencia a cualquier hora es tan cotidiano que la población está muy cerca de asimilarlo como algo normal.

La cifra de ejecuciones rebasó aceleradamente el millar en menos de 8 meses. Ante estos hechos, el ejecutivo estatal solo atina a reproducir las excusas favoritas de los gobernantes incapaces de frenar los borbotones de sangre que riegan el suelo de Chihuahua: son muertes relacionadas con el crimen organizado; es por el reacomodo de fuerzas entre grupos criminales; es que aumentó la venta de cristal; es que……… Declaraciones superficiales que no satisfacen a los chihuahuenses, ni advierten una reducción de los brutales índices de inseguridad que nos regresaron a los tiempos de Reyes Baeza.

El aludido y sus funcionarios de área podrán deslindarse del grueso de los homicidios dolosos por cuestiones de competencias, pero entonces sus propias palabras lo condenan porque previo a tomar las riendas del poder, amenazante exigió al criminal de moda apodado el “80”, que abandonara el estado en menos de 72 horas. Haya sido por razones de órganos abdominales o del aparato digestivo, lo cierto es que los deslindes y los alardes no son eficaces contra la inseguridad.

Aun otorgándole el beneficio de la duda, al primer magistrado del estado no le salen las cuentas. Ciertamente ya regresó el ejército a patrullar las calles, eso lo confirma la presencia de las famosas células conformadas con agentes estatales y municipales en la capital del estado, en la frontera, en zona manzanera, en la sierra y en Parral; sin embargo, el aumento de crímenes del fuero común como el secuestro, la extorsión y el robo a mano armada son  alarmantes según expresan las propias cámaras empresariales y la voz populli.

También es cierto que la viga es compartida con los gobiernos municipales, proque se supone son la primera línea de defensa contra hampa. Justo es reconocer que no se puede asignar un policía a cada ciudadano o comercio, pero si los delitos aumentaron ostensiblemente quiere decir que las estrategias aplicadas ya no funcionan.

Si el problema es la falta de elementos policíacos y presupuesto para tecnología de apoyo, creo que ya es tiempo de terminar con las mezquindades y erradicar de la cabeza la codicia por obtener los empleos mejor pagados como son los de los funcionarios de elección popular y la hipócrita burocracia que lo acompaña.

El argumento de que no hay dinero porque una vulgar rata y sus secuaces se lo llevaron ya no convence. Riñe con el supuesto plan de austeridad y la falaz percha de sobriedad, porque si tuvieran ética y vergüenza ya hubiesen ajustado por lo menos a la mitad el total de ingresos personales de estos amantes del servicio público, para destinarlo al rubro de seguridad. Si se les hace poco la paga por el tamaño de la responsabilidad, mejor regresen a sus lucrativos puestos anteriores, o ¿el amor por servir no es para tanto?.

Créanme estimados lectores,  si los agentes policiacos, estatales o municipales, tuviesen al menos el doble de los ingresos que les pagan hoy en día, un seguro de vida suficiente y todas las garantías para sus deudos en materia educativa y seguridad social en caso de faltar, la actitud del servicio se renovaría y se reduciría considerablemente la tentación de sumarse a las filas del crimen organizado. Desafortunadamente la pirámide de intereses está invertida, mientras que toda la parvada de burócratas VIP (de los tres poderes) afecta e infecta el gasto público con sus privilegios y prebendas, el verdadero servidor público encargado de cuidar el orden recibe migajas y desprecio.

Sé que dotar de armamento pesado y patrullas bonitas a los altos mandos es insuficiente. Por lo mismo es imperativo deshacerse de las mismas estrategias de los últimos años por ineficaces; igualmente es urgente dejar de reciclar servidores públicos en materia de seguridad que ya no encajan en los requerimientos actuales. Si se sigue revolcando a la gata, los resultados serán siendo los mismos. Entiendo que no está tan peladita, pero por favor ya maduren y sean honestos.

Por su parte, la edil chihuahuita, abrumada por la parte que le toca, busca crear un escudo para proteger a la ciudad del crimen. Para esto, futurea con la adquisición de cámaras de seguridad y drones como respaldo tecnológico y táctico a la prevención que realiza la policía municipal. Como anuncio, en las circunstancias actuales, suena atractivo; si se concreta a la brevedad, excelente, pero si es un petardo como lo ha sido en las ultimas 4 administraciones municipales, es una mentada de madre. Además, estas propuestas no son inéditas ya que datan desde hace al menos 15 años, solo que ningún partido de los que han gobernado Chihuahua lo ha llevado a la realidad.

Lo cómico/trágico de este escabroso tema es que de los tres responsables directos de la inseguridad que se vive en el país, en Chihuahua y en la capital del estado; uno ya se va (GAD), el otro apenas comienza y la otra solo tiene año y medio para presentar resultados.

Visto desde este último ángulo, el futuro inmediato es poco halagüeño. A pesar que se quiere minimizar o aparentar que no existe descomunal inseguridad, a la población le importa un carajo si la perra es brava; mientras solo muerda cánidos y mueva la colita ante las cámaras, es un desperdicio de pedigree.

P.D. El pejetanic puede que ni alcance a zarpar de Chihuahua. Con los roedores que ya saludan desde la proa, es muy seguro que le carcoman el casco.




Comenta con tu cuenta de Facebook